Ihr Merkzettel: 0 Artikel

Las ideas de STAEDTLER® dan la vuelta al mundo

Hoy en día, la empresa STAEDTLER Mars GmbH & Co. Kg cuenta con 21 filiales.

Con todo ello, no hemos dejado de ser fieles a nuestras raíces de Núremberg y seguimos produciendo, como siempre, cerca de tres cuartos de todos los productos elaborados por STAEDTLER en Alemania.

Esto hace que STAEDTLER, con sus tres plantas de producción en el área metropolitana de Nuremberg, sea el mayor fabricante europeo de lápices de grafito, lápices de colores, gomas de borrar, minas para portaminas y pastas de modelar.


La vuelta al mundo de STAEDTLER®, en un vistazo

Leyenda: Fuente: GNM, Nuremberg, Biblioteca

Johann Sebastian Staedtler fue el primero en proponer la idea de enviar sus lápices a todo el mundo para que ellos inspirasen a gente de muchas culturas diferentes.

A partir de 1840 estuvo presente en las más importantes exposiciones, presentando con orgullo sus productos.

J.S. Staedtler logró el impulso internacional en la primera Exposición Universal de Nueva York en 1853.

1866

En reconocimiento a su destacada actuación y a la calidad superior de sus lápices, fue distinguido con premios y medallas de honor en Nuremberg, Londres y París.

Para el año 1866, la red de ventas de la compañía se había convertido ya amplia e incluye Austria, Francia, Inglaterra, Italia, Rusia, América y Oriente.

 

Empleados de STAEDTLER en el siglo XIX

En 1870, JS Staedtler tenía una plantilla de 54 empleados fabricando más de 2 millones de lápices apreciados en todo el mundo.

Oficinas centrales de STAEDTLER en Nuremberg, Alemania

En 1988, la oficina central de la empresa se ​​trasladó desde el barrio de St. Johannis en Nuremberg a un nuevo sitio en la periferia norte de la ciudad.

La cómoda autovía de acceso al aeropuerto y una ubicación central dentro del triángulo formado por las ciudades de Nuremberg, Fürth y Erlangen son unos factores ideales para asegurar el futuro desarrollo de la empresa.

Como resultado, se erigió un nuevo y moderno complejo empresarial en un terreno de 47.000 m2 en Nuremberg-Neuhof, con una inversión total de alrededor de 130 millones de marcos alemanes.