Ihr Merkzettel: 0 Artikel

STAEDTLER® y el lápiz de color

¿Quién inventó el lápiz de color?

Como en el caso de los lápices de grafito, no hay información exacta disponible sobre la invención del lápiz de color. Aunque, una vez más, el nombre Staedtler se encuentra en los correspondientes documentos históricos. En el año 1834, un año antes de la fundación de la compañía, Johann Sebastian Staedtler ya había inventado un lápiz de cera de color que podía ser afilado igual que un lápiz, por lo que podría ser considerado uno de los primeros lápices de color.

El lápiz de cera de color de STAEDTLER®

¿Qué tenía de especial este lápiz de cera de color?

La intención de Johann Sebastian Staedtler era revolucionar el lápiz pastel ya existente. El producto de sus numerosos intentos habló por sí mismo.

Mezcló pigmentos coloreados con agentes de unión y luego colocó una cubierta de madera protectora alrededor de la mina de color.

La calidad de esta mina de color superaba con creces a otros de esa época:

Los trazos eran mucho más intensos y duraderos que los que se obtenían con otros lápices pastel contemporáneso, los cuales estaban hechos con polvos y no se adherían bien al papel.

La carcasa de madera protegía la mano de la suciedad, con lo que era muy limpio de utilizar.

desplazamiento izquierda/derecha

Una cualidad muy valorada por los competidores

Libro de contabilidad histórico

Los libros de contabilidad antiguos muestran que, durante más de 20 años, la empresa J.S. Staedtler suministró estas minas de color a sus competidores porque ninguna otra empresa dominaba el proceso de fabricación como lo hacía J.S. Staedtler.


STAEDTLER® revoluciona los lápices de color una vez más con A·B·S

A·B·S: ¡creatividad sin límites! 

Especialmente con los niños, los lápices de color tienen que ser capaces de hacer frente a una gran cantidad de "castigos": el exclusivo Anti-Break-System (abreviado A•B•S) aumenta su vida útil.

STAEDTLER A•B•S pencils

¡Ya conoces el problema! Una vez que los niños empiezan a colorear, no pasa mucho tiempo antes de que el la mina del lápiz de color se rompa - ya sea cuando hacen punta, como consecuencia de la presión al dibujar o simplemente porque caen a menudo al suelo.

STAEDTLER se fijó el reto de encontrar una solución a este problema y, en 2005, puso en marcha lápices de color con un Anti-Break-System (A•B•S) en el mercado.

Gracias al innovador recubrimiento blanco protector que rodea a la mina de color como si fuera una segunda piel, la resistencia a la rotura de las minas de color y la estabilidad se incrementa.

El principio de esta capa protectora sigue un inteligente ejemplo de la naturaleza: al igual que una robusta caña de bambú, el revestimiento blanco protege el núcleo de la mina desde donde es más eficaz - desde el exterior - y, además, fortalece la unión entre la mina y la madera del lápiz .

Las ventajas del sistema A•B•S son evidentes: menos necesidad de afilado y una vida útil de los lápices considerablemente mayor.